Sant Pere del Burgal ya es nombrado en documentaciones el año 859, cuando su abad, Deligat, recibió el privilegio de inmunidad del conde de Tolosa. Fue un antiguo monasterio carongio que se convirtió en abadía benedictina femenina a finales del siglo X, aunque en pocos años pasó a ser masculina.

La iglesia del mnoasterio, parcialmente caída, es una construcción románica de tres naves orientadas a levante por tres absides semicirculares decorados exteriormente con arcuaciones lombardas y cenefas. El inicio situado al oeste se considera excepcional dentro del románico catalán, ya que presenta también un absis, enfocado a la nave principal, de dos niveles. De la nave norte aún se conserva el muro y los arcos que separaban la nave lateral de la principal. En la otra nave lateral se observan restos de dos puertas que comunicaban con las otras dependencias monacales. Se pueden definir los perímetros de algunas de estas dependencias, pero es imposible por ahora tener datos sobre su funcionalidad.

En el abside central del inicio se han reproducido las pinturas murales originales, que actualmente se encuentran en el MNAC y están atribuidas al Maestro de Pedret. Destaca la mítica figura femenina que aparece, la contesa Llúcia de Pallars. En el interior también se encuentra la reproducción de una talla románica policromada de Cristo Cruficado y unos fragmentos de pinturas murales originales.

Nota: para llegar a Sant Pere hace falta andar por un sendero unos 25 minutos. Se recomienda llevar agua y calzado adecuado.

Visitas: Agosto, consultar horarios. Resto del año, solo concertadas