Logo Ecomuseu de les Valls d'Àneu

Transparència

El arte de la piedra seca ya es Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO

El arte de la piedra seca ha sido incluido a la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO. Así se ha acordado a la 13th Sesión del Comité Intergubernamental para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO, celebrada a la República de Mauricio. La inclusión del arte de la piedra seca ha sido presentada en una candidatura conjunta de ocho estados europeos: Chipre, Grecia, Croacia, Eslovenia, Suiza, Italia, Francia y España. La candidatura fue presentada en 2017 y su nombre oficial es, en inglés: “Arte of dry stone: knowledge and techniques” (“El arte de la piedra seca: conocimientos y técnicas”).

Las construcciones de piedra seca constituyen uno de los elementos capitales del patrimonio etnológico del mundo del campesinado de nuestro país. La técnica y conocimiento de la piedra seca consiste en levantar cualquier construcción con piedras del entorno inmediato sin ningún material de cohesión, como por ejemplo la cal o la tiza. De este modo, se ha erigido una gran diversidad tipológica de construcciones, en su mayor parte relacionadas con la economía tradicional agro-ganadera, la explotación del bosque y el abasto de agua: cabañas o barracas, cortijos, márgenes, cisternas, paravientos, cañadas o cabañas, aljibes, balsas, escaleras, puentes, estructuras de caza, hornos de cal o de aceite de enebro, etc.

Tradicionalmente, los practicantes de esta técnica han sido personas que combinaban su trabajo en el campo o en el bosque con tareas puntuales de levantamiento y restauración de construcciones utilitarias, si bien también había individuos y grupos especializados en las técnicas más complejas. Con la crisis de los sistemas tradicionales de explotación de los entornos rurales, el primer perfil, tradicionalmente el más generalizado, bajó de manera drástica, para dar paso a constructores especializados así como a personas que aprenden y practican la técnica desinteresadamente de la mano de asociaciones culturales.