Logo Ecomuseu de les Valls d'Àneu

Transparència

El catàleg «Se’n parlave… i n’hi havie. Bruixeria al Pirineu i a les terres de Ponent», ja disponible online

El catálogo de la exposición “Se’n parlave… i n’hi havie. Bruixeria al Pirineu i a les terres de Ponent”, ya está disponible en descarga en el web de la Xarxa de Museus de les terres de Lleida i Aran. Recopila, tanto la investigación histórica, desarrollada en los últimos 10 años sobre la cacería de brujas en Catalunya, como etnográfica. El libro recoge la visión de especialistas en folclore y cultura popular sobre la brujería en Catalunya, como Josefina Roma, Ramona Violant o Pep Coll e incluye la reedición de un texto pionero sobre la brujería en el Pallars, escrito por el etnógrafo Ramon Violant i Simorra antes de la Guerra Civil. Pero la parte más inédita de la investigación es la compilación de los últimos testigos vivos que han tenido contacto con la brujería en el Pirineo y las terres de Lleida que muestran la pervivencia de este fenómeno hasta la actualidad.

El libro también incluye la investigación etnográfica llevada a cabo en Andorra, que ha puesto de relevo el arraigo que las creencias sobre la brujería tuvieron en el país y su supervivencia hasta épocas muy recientes. Este volumen incluye también imágenes de la exposición ‘Se’n parlave… i n’hi havie’, la más exitosa de las organizadas por la Xarxa de Museus de les terres de Lleida i Aran, que una vez finalizada su itinerancia, desde este verano de 2021 está visitable de forma permanente en Casa Gassia (Ecomuseu de les Valls de Àneu).

El documento presenta mucha información inédita que cambia la visión que se tenía hasta ahora de la cacería de brujas en Catalunya y en especial en el Pirineo y en las terres de Ponent. Revela la centralidad del Pirineo en cuanto a este fenómeno en Catalunya, puesto que la primera ley europea contra el crimen de brujería es de 1424. Las conclusiones tienen mucho que ver con el hecho que los primeros juicios sobre brujería estuvieron en el Pirineo, concretamente en les Valls d’Àneu, donde se registró la primera ley europea contra la brujería (s. XV). Este hecho es determinante para mostrar dos realidades, la de las comarcas del Pirineo, donde todavía hoy hay testigos que han vivido en primera persona fenómenos relacionados con la brujería en los años 50, y la de las comarcas del llano de Lleida, donde las experiencias no son tan directas, pero perdura el recuerdo de embrujos y personas, la gran parte mujeres, señaladas como brujas.

Ir al contenido