Durante la difícil época de la postguerra en muchos lugares del Pirineo se empezó a construir la llamada “línea P”, una línea defensiva de fortificaciones militares para frenar una supuesta invasión militar que entrara por las montañas.

Estas construcciones se hicieron en un momento donde la población civil estaba inmersa mayoritariamente en la pobreza y sometida además a una represión muy dura.

Estas construcciones no se utilizaron nunca i, de hecho, ya estaban obsoletas en el momento de su construcción. Aún así, el ejercito fue haciendo el mantenimiento hasta los años 80 del siglo XX.

Por otro lado, toda esta zona estaba considerada cómo frontera, con los inconvenientes que esto representaba.

Els búnquers de La Guingueta d'Àneu

Visitas: Agosto, consultar horarios de la actividad “En la piel de un soldado“. Resto del año, solo concertadas